«Los verdaderos maestros no dejan huella. Son como el viento de la noche que atraviesa y cambia por completo al discípulo sin por ello alterar nada, ni siquiera sus mayores debilidades: arrastra todas las ideas que tenía sobre sí mismo y lo deja como siempre ha sido, desde el principio.»

Peter Kingsley, En los oscuros lugares del saber

lunes, 27 de octubre de 2008

Rodeos filosóficos otoñales

Desde luego una de las cosas que más me interesa es la terapia en un sentido amplio, entendida como los medios o las vías hacia la curación. Creo que una de las investigaciones más apasionantes que podemos emprender hoy día es tratar de dilucidar cuál es la relación entre terapia y espiritualidad, qué entendemos por terapia y qué entendemos por espiritualidad. ¿Se puede estar sano estando espiritualmente enfermo? ¿Se puede estar espiritualmente muy desarrollado con una salud defectuosa?

Siempre he albergado la esperanza de que la Terapia con Flores de Bach pueda ayudarnos a responder este tipo de cuestiones y muchas otras que posiblemente puedan plantearse. Para ello se me antoja necesario un acercamiento integral a la Terapia Floral, lo cual sin duda exigirá echar un vistazo a los trabajos de reputados investigadores y terapeutas florales, entre los que posiblemente cabe destacar a Lluis Juan Bautista, Pedro López Clemente, Ricardo Orozco y Eduardo Grecco, entre otros, así como al propio Edward Bach.

Pero antes de abordar su obra me parece oportuno dar un rodeo por otras materias y otros campos de conocimiento que pueden arrojar mucha luz sobre el tema en cuestión, un rodeo que con seguridad nos llevará a los dominios de la psicología, la espiritualidad, la religión, la filosofía,etc., una aventura que tal vez valga la pena recorrer en nuestro intento de dotar de significado a nuestra existencia en un mundo en el que la profundidad de la vida brilla cada vez más por su ausencia, una aventura intelectual y experiencial en la que con mucho gusto me embarcaré (a pesar de ser consciente de que es muy posible que algo tan vasto me lleve toda la vida).

De momento, como me encanta hacer planes, me he provisto con una lista de obras en las que trataré de trabajar los próximos ocho o nueve meses. Son estas:

El Ojo del Espíritu de Ken Wilber.
Ciencia y Religión de Ken Wilber.
Primal Healing de Arthur Janov.
El héroe de las mil caras de Joseph Campbell.
El fenómeno humano de P. Teilhard de Chardin.
Una guía para los perplejos de E. F. Schumacher.
La espiritualidad de los movimientos esotéricos modernos de A. Faivre y otros.
El juego cósmico (o alguna otra cosa) de Stanislav Grof.
Inteligencia emocional de Daniel Goleman.
La creación de la experiencia de Jacobo Grinberg-Zylberbaum.
El hombre autorrealizado (o alguna otra cosa) de Abraham Maslow.
El mundo de las palabras (o laguna otra cosa) de Steven Pinker.
La estructura de las revoluciones científicas de T. S. Khun.
Algo de C. G. Jung.
Continuar con el maravilloso La pasión del pensamiento occidental de Richard Tarnas.
De la mística de Raimon Panikkar.
Fundamentos de la vía media de Nagarjuna.
Alguna que otra cosa que se cruce en mi camino como por ejemplo Asimetrías de Salvador Pániker.

Como veis hay mucho de todo. Si os apetece echar algún vistazo a alguno de esos libros podemos comentarlos juntos. Tal vez ya hayáis leído alguno de ellos. Me encantará escuchar o leer vuestras opiniones y sugerencias.

2 comentarios:

alejandro dijo...

mensaje de prueba

Díaz San Miguel dijo...

Las listas siempre son comienzos, o continuaciones. Asís Guillén me habló de tu trabajo y por aquí te seguiré.
Saludos,
F.